El uso indebido de Internet abunda en las empresas

Imprimir

Según IDC, entre el 30% y el 40% del tiempo de navegación se dedica a la visita de páginas no relacionadas con la actividad laboral.

1_-_Uso_indebido_de_internet.jpg

Muchas empresas se enfrentan a un uso inadecuado de la Red de redes por parte de sus empleados. Esta sentencia se desprende de un estudio realizado a nivel mundial por IDC que indica que entre el 30 y el 40% del tiempo de navegación por Internet se dedica a la visita de páginas no relacionas con la actividad laboral. Pero eso no es todo, además, un 60% de todas las compras online se hacen durante las horas de trabajo.

Asimismo, la consultora ha detectado que el 70% de todo el tráfico de pornografía en Internet ocurre entre las nueve de la mañana y las cinco de la tarde; que el 32,6% de los trabajadores bucean por la Red sin un objetivo específico, lo que es dos veces más probable en el caso de los hombres que en el de las mujeres; y que el 27% de las organizaciones Fortune 500 han tenido que defenderse de demandas por acoso sexual proveniente de e-mails de contenido indecoroso enviados por su plantilla.

Otros datos de interés resaltados por este informe son que entre el 30 y el 40% de la pérdida de productividad en las empresas se achaca a la ciber-debilidad y es que, el 37% de los empleados afirma estar navegando continuamente en el trabajo.

Por una política de uso aceptable

Ante este panorama, GFI, proveedor de software de correo electrónico y de seguridad, recomienda a las empresas establecer Políticas de Uso Aceptable (o AUP en sus siglas en inglés) y prevenir, de esta manera, los malos usos de las tecnologías de la información en horas de trabajo. Dichas propuestas, no sólo clarifican las normas de la organización en relación con el uso de los sistemas informáticos, sino que protegen de posibles responsabilidades originadas por comportamiento inadecuado de alguno de sus empleados.

De acuerdo con esta compañía, las PUA informan a los trabajadores que su superior puede acceder, revisar y monitorizar los mensajes de voz, correo electrónico o ficheros empresariales de cualquier trabajador que hayan sido creados, almacenados o borrados de un ordenador de la compañía. Así, estos documentos deberían definir las actividades consideradas inaceptables, especificar las posibles sanciones, avisar sobre la monitorización y transferir la responsabilidad de los comportamientos inapropiados a aquellas personas que no respeten estas normas.