El estudio reveló que la inmensa mayoría de los españoles almacena información confidencial, correspondencia privada, fotos, contraseñas o datos económicos en sus dispositivos físicos, y menos de un 25% se plantea hacer backups en caso de pérdida de la información. Uno de cada cuatro españoles no toma medidas de seguridad de este tipo y el 10% no tiene intención de hacerlo en el futuro.

La encuesta resalta que aquellos que hacen copias de seguridad tampoco tienen asegurado no perderlas. Los medios de almacenamiento físico como discos duros, o memorias flash fueron el método más popular: el 94% de los usuarios preguntados realizó sus copias en estos medios mientras que sólo un 8% utilizó servicios en la nube. No obstante, de aquellos que prefieren los medios de almacenamiento físico, un 27% ha sufrido una pérdida de información irreparable porque el dispositivo de almacenamiento ha sido robado, se ha extraviado o se ha roto.

"Adoptando un enfoque sistemático de las copias de seguridad, puedes lograr un buen cuidado de tus datos. Decide qué información es la más valiosa para ti y crea copias de seguridad regulares en base a ello. La manera óptima de mantener segura la información importante es en carpetas cifradas, almacenadas tanto en soportes físicos como en entornos de almacenamiento en la nube. Esto mantendrá a salvo tus datos incluso en el caso de sucesos altamente improbables como cortes de Internet en el ámbito global o la destrucción del edificio en el que se encuentra tu unidad de disco duro", explica Elena Kharchenko, jefa de gestión de productos de consumo de Kaspersky Lab.